martes, 23 de junio de 2009

Las plataformas de asignaturas de la Facultad


(Comentario sobre la plataforma de la asignatura, y el uso que los alumnos hacen de ella en general)

Una ventaja muy grande de la plataforma la disfrutamos los alumnos que no podemos venir a todas las clases, ya sea por motivos familiares, laborales, o de coincidencia de asignaturas. Aunque en la práctica, la asistencia ha sido medio-obligatoria, por lo menos tenemos todos los recursos disponibles (en el apartado “recursos” de la columna de la derecha), que es algo que deberían tener todos los profesores, y no tanto fotocopias en la copistería (y a veces ni eso). Tampoco es pequeña cosa el hecho de tener detalladas las tareas de la asignatura y el procedimiento de evaluación, a juzgar por las arbitrariedades de otros profesores, que “inventan” sobre la marcha soluciones a los conflictos sobre calificaciones, de un modo bastante dudoso.

También en los recursos me ha llamado la atención el enlace a un portal de cursos puntuables para oposiciones, que, aunque sea publicidad de una empresa en concreto, sirve de orientación para algo que nos preocupa ya de forma inmediata.

Lo mismo digo para la convocatoria de oposiciones de 2009, que es un modo de hacernos una idea de qué podemos encontrarnos en el 2011. Y para el resto de legislación, de tal manera que no hay que ponerse a buscarla por internet, y reunirla en una carpeta en el PC.


El principal fallo de la plataforma es, en realidad, externo a ella: la falta de costumbre de disponer de este ámbito en la Red, en otras asignaturas, hace que todavía los alumnos no se animen a entrar. Sobre todo es necesario un cambio de mentalidad, por lo que veo en el foro. Hay en el foro muy poca actividad, sólo unas cuantas alumnas han entrado, pero aparte de un saludo inicial, y la resolución de alguna duda concreta (de horario o fecha), no se ha aprovechado como el espacio de debate que pretende ser, y que podría haber sido. Se me ocurren un par de razones:

La falta de hábito aún del alumnado actual para participar en webs 2.0. con intención temática. Es decir, lo que une, en Tuenti, en Facebook, es la amistad (previa, o directamente en la Red). Ocasionalmente se utiliza la mensajería instantánea para preguntar dudas de la Facultad a los compañeros. Pero no hay costumbre de participación en foros temáticos (que es para lo que está un foro): desde Historia de España hasta la Fórmula 1, pasando por las más variopintas aficiones o profesiones. Pondré un ejemplo: el que quiera comprarse un puente de guitarra eléctrica para una Fender Stratocaster del 52 puede entrar en un foro de guitarristas, e ir a un hilo parecido, o crear uno preguntando. Y luego recoger las respuesta de aquellos que saben, o se interesan. Este uso de internet aún no está generalizado en los compañeros de la Universidad, como hemos visto en nuestro trabajo en grupo (www.laclasenred.blogspot.com).
La precaución, o prudencia (o temor), de decir algo que nos perjudique “delante” del profesor de la asignatura. Estás entre compañeros, sí, pero con la enorme salvedad de que el profesor “lo ve todo”. Con lo que no te expresas con libertad, como lo harías en el patio de la Facultad al preguntar sobre la marcha de la asignatura a un compañero.
Como conclusión, diría que este es el camino que seguirán todas las asignaturas, antes o después, y que es ya necesario que se imponga en algunas. Tener el material disponible, para que no se produzca el hecho lamentable de encontrarte en un examen algo que se dio en clase, y sólo en clase, un día que vino poca gente. Tener los criterios de evaluación. Y sobre todo, el estímulo de ver el trabajo intelectual “en marcha”, por parte de los compañeros, lo que invita de verdad al libre intercambio de ideas, y a la colaboración. Pero aún falta para eso, quizá cuando llegue la generación que no ha conocido su casa sin ordenador (nuestros futuros alumnos).

sábado, 20 de junio de 2009

Malta 1 - España 0.

El siguiente artículo, aún siendo del año 2007, no deja de ser orientativo (o al menos peculiar) atendiendo a su estadística.

Y es que, "España por detrás de Malta en el uso de Internet", es de esos titulares que alimentan el debate a cerca de nuestra sociedad del nuevo siglo: -"¿Malta?, ¿pero eso es de la U.E.?" -que va hombre, si eso será una isla por ahí perdía... -"ahh si, esa fue a la que le metió España doce a uno una vez.

Pues si que les metimos 12, si... pero fijaos qué gol nos hemos colado en propia puerta...

martes, 16 de junio de 2009

A pie de calle 04

A pie de calle 03

A pie de calle 02

Maria del Mar, Profesora de Matemáticas de Secundaria

¿Qué uso se le da a las nuevas tecnologías en la educación actual?



Hace referencia a:

www.vitutor.com
www.vicensvives.es
www.tuenti.com

A pie de calle 01

Ana, estudiante de primero de Bachillerato

¿Cómo utilizas las nuevas técnologías en tus estudios?



Hace referencia a:

www.wordreference.com/es/
www.rincondelvago.com
http://es.wikipedia.org

Nosotros, en la tierra de nadie


Es significativo que en el currículo de varias especialidades de Ciencias de la Educación se encuentre ésta: "Nuevas Tecnologías" (aplicadas a la Educación). ¿Cómo es que seguimos llamando "nuevas" a unas tecnologías tan presentes en nuestra vida? ¿Alguien recuerda -de verdad, poniéndose en el lugar- cómo era la vida sin banda ancha, o sencillamente, sin SMS? Pues sí, son muchos aún quiénes lo recordamos, y muchos los que aún no han incorporado a su vida cotidiana esos conceptos. Como afirman las teorías sociólógicas, los tres elementos que participan en la socialización son la generación "que declina", la generación adulta, y la generación joven. Hoy día, los que cursamos una carrera universitaria, apenas recordamos cuando no había Internet, aunque muchos sí que recuerdan su casa sin un ordenador personal. Nuestros padres, sin embargo, crecieron sin internet (muchos hasta sin televisión), han tardado en incorporarse a la telefonía móvil, muchos se resisten a usar ordenador, y en general desconfían -hasta un grado supino a veces- del comercio electrónico, o las transacciones bancarias online.

Por otro lado, nuestros alumnos del período de prácticas, (entre 6 y 12 años), ni se imaginan la vida sin dispositivos móviles, ordenador, y sobre todo sin consolas de videojuegos. Suele ocurrir que desconozcan el concepto de "correo electrónico": -"Mándamelo por e-mail" -¿Por el messenger? -"No, no, por e-mail" -...Bueno, yo te lo pongo en el messenger..." (conversación real). La misma idea de redactar algo con mesura, corrigiéndolo, encabezándolo ("querido Menganito:") y firmando, es heredera del correo tradicional en papel, y está desapareciendo. ¿Para qué firmar algo, si al identificarnos con una cuenta ya lo hacemos? Y además, ¿para qué escribir si puedo conversar directamente por Skype, o en todo caso escribir de forma inmediata por MNS o un chat? Grandes cambios en la mentalidad de comunicación se están produciendo bajo estos sencillos síntomas.
La generación intermedia somos nosotros. Contemplamos a nuestros padres, que a lo mejor se han abierto una cuenta de correo, (aunque abominen de la idea de hacer la compra al Mercadona por internet), y a la vez contemplamos a nuestros alumnos, que apenas han buscado información en un libro impreso, y estamos en una especie de tierra de nadie. Porque, no lo olvidemos, como futuros docentes lo que nos interesa es que la tecnología redunde en beneficio del aprendizaje. Que sea un medio natural, no sólo una herramienta aislada, en el que los niños (y nosotros) nos desenvolvamos con soltura y eficacia. Desde este foro tenemos en cuenta siempre que, como planteaba Carlos Hervás Gómez, todavía no ha llegado el momento. Cuando esto ocurra, quizá se caiga el adjetivo "Nuevas" a "Tecnologías" en el currículo.